GARANTÍA DEL VEHÍCULO

En el último post hablamos sobre las compañías de seguro y qué cubre el seguro de robo. En esta ocasión queríamos compartir información acerca de la Garantía del coche.

Lo primero que debes saber es que, si has comprado un coche nuevo, dispones de una garantía de 2 años proporcionada por el vendedor (que normalmente se puede ampliar), para cualquier fallo que tenga origen de fábrica. Durante los primeros seis meses tras la compra del coche, cualquier defecto se considera de origen; si el vendedor estima que es por un mal uso del vehículo, debe demostrarlo. A partir de esos seis meses y hasta completar los dos años, se invierten los roles y debes ser tu quien demuestre que el defecto es de fábrica.

Si durante el periodo de garantía legal el coche entra en el taller, el cómputo de la cobertura se suspende hasta que el vehículo quede arreglado; por ejemplo, si está en reparación 30 días, la garantía legal debe ampliarse un mes sobre el plazo inicialmente marcado.

Si compras un coche usado, con menos de dos años de uso, la garantía del vendedor también se extiende hacia ti. Es importante que antes de realizar la compra, confirmes que el dueño anterior haya realizado las revisiones establecidas en el plan de mantenimiento especificado en la garantía del coche.

¿Por qué? Porque la garantía del vehículo no se hará cargo de cualquier defecto causado por el incumplimiento de los plazos del plan de mantenimiento. Si se ha superado en 3000 km o 2 meses el mantenimiento periódico, se considerará un incumplimiento.

¿Dónde debo realizar las revisiones marcadas por el fabricante en el plan de mantenimiento?

La mayoría de las personas creen estar obligados a acudir a un taller oficial para conservar la garantía de su coche nuevo. Pero esto no es así. En 2010 cambió la ley que regulaba esta condición –se modificó con el Reglamento 46/2010 – y ahora puedes acudir a cualquier taller, sea de la marca o no, que esté autorizado por el fabricante y le haya suministrado las piezas originales.

La manera de demostrar al fabricante que has cumplido con las revisiones establecidas en el contrato son las facturas emitidas por los talleres, donde se detallan las operaciones realizadas y las fechas. Guarda siempre estas facturas por si debes hacer alguna reclamación.

¿Los dispositivos instalados fuera de origen pueden dañar la garantía?

Como hemos visto, las revisiones de mantenimiento no te traerán problema mientras las realices cuando corresponda. Lo que debe preocuparte es ¿qué sucede si instalas accesorios o dispositivos fuera de origen a tu vehículo?

Si tu vehículo comienza a fallar después de instalar Sistemas de Audio, Luces Leds, Altavoces, Alarmas, Antirrobos, etc. el vendedor intentará responsabilizar al producto o al instalador por las fallas. Estos son nuestros consejos:

  1. Es esencial que te asegures que durante la instalación no se producirá corte de cables de ninguno de los sistemas (de ser así por supuesto que la garantía se rompe).
  2. Debes procurar elegir productos que se hayan testado en distintas marcas y modelos de vehículos, y que cuenten con indicaciones y garantía particular al respecto.
  3. Trabaja con talleres de confianza. Pídele a tu instalador que te informe sobre cómo van relacionados los componentes del vehículo, para que luego el vendedor no intente, por ejemplo, asignar la culpa del fallo del motor a la instalación de una alarma.

Derribando mitos…

La mayoría de los automovilistas no se anima a instalar Sistemas de Inhibición de Arranque por miedo a perder la garantía de su vehículo. El Sistema Antirrobo IGLA, es un inhibidor de arranque que ha sido testado en distintas marcas y modelos, y ha desarrollado un firmware que se comunica con el sistema del vehículo sin producir corte de cables. No daña ningún componente del vehículo y, por lo tanto, tampoco la garantía. Tiene, además, certificación CE.

Para terminar, debes tener muy en claro …

¿En qué casos NO cubre la garantía del vehículo?

La garantía de los vehículos nuevos no cubre:

  • Los costes de las operaciones periódicas y de mantenimiento.
  • Cualquier defecto causado por el incumplimiento de los plazos del plan de mantenimiento; si el cliente ha superado en 3000 km o 2 meses el mantenimiento periódico, se considerará un incumplimiento.
  • El paralelismo y el equilibrado de las ruedas que sobrepase los 3000 km/ 1800 millas o 3 meses.
  • El ajuste o la puesta a punto de los elementos de carrocería después de 3000 km/ 1800 millas o 3 meses.
  • La sustitución de las piezas de desgaste (neumáticos, pastillas de freno, amortiguadores, embrague, etc.).
  • Las vibraciones y ruidos asociados al funcionamiento normal del vehículo.
  • Deterioros tales como la decoloración, la alteración o la deformación de las piezas debidos a su envejecimiento normal.
  • Los daños causados por el cliente: inserción de cuerpos extraños, intento de desmontaje, o uso anormal; por ejemplo, sobrecarga o utilización con fines de competición.
  • Los daños producidos por la utilización de fluidos, piezas o accesorios, consumibles o carburantes inadecuados o de mala calidad.
  • Los daños ocasionados por fenómenos naturales u otros factores atmosféricos, así como los causados por accidentes, incendios, robos o fenómenos externos como animales.
  • Las transformaciones o modificaciones realizadas por empresas no autorizadas por la Marca.
  • Los incidentes relacionados con el cuentakilómetros del vehículo que haya sido modificado o cuyo kilometraje real no pueda establecerse con certeza.
  • Los vehículos declarados siniestro total por las aseguradoras.
  • Los vehículos cuyo número de serie haya sido modificado o borrado.